Cómo sacar provecho al Outsourcing

sacar provecho al outsourcing

Casi siempre tenemos más trabajo para ejecutar que tiempo disponible para llevarlo a cabo. Por eso, es usual que muchas tareas y actividades se pospongan para otro momento, razón por la cual terminamos con trabajo acumulado que no esperábamos y no llegamos a cumplir los tiempos de entrega. Para estos casos, la mejor solución es recurrir a la modalidad outsourcing. Esto se trata de contratar a un profesional o a un equipo de profesionales para que se encarguen de parte de tu trabajo. En esta nota, tratamos lo que necesitas saber para sacar provecho al outsourcing, utilizando adecuadamente esta modalidad.

¿Cómo definir las áreas para hacer outsourcing?

  • En principio, tendrías que descartar las áreas más importantes para tu compañía, las estratégicas y las que resultan tus principales fortalezas. 
  • El siguiente paso es revisar las tareas que consumen demasiado tiempo, ya que puede que no sean los puntos fuertes del equipo, y ralentizan el día a día de la empresa. Estas suelen ser actividades que disminuyen los ingresos y opciones perfectas para pensar en el outsourcing.
  • También pueden considerar aquellas tareas rutinarias que no representan un aspecto diferenciador de tu negocio.
  • Otra opción es seleccionar aquellos proyectos que no pueden encarar por falta de personal.

¿Cuáles son los beneficios de delegar tareas que son debilidades?

  1. Un profesional más capacitado realizará la actividad. No tendrás que preocuparte por los resultados insatisfactorios.
  2. Tanto tú como tu equipo podrán centrarse en lo más importante y estratégico.
  3. Si las tareas por delegar son temporales (por ejemplo, un proyecto con fechas de inicio y fin), evitas ampliar tu staff estable, con los costos que ello implicaría.


En conclusión: más calidad, eficiencia y productividad.

¿Cuáles son las áreas en las que debes evitar hacer outsourcing?

Antes que nada, debes saber que la tercerización tiene un límite. Evita dejar en manos externas las tareas en las que mejor se desempeñan; caso contrario, perderás tus ventajas competitivas en el mercado. Identifica bien tus diferenciales, lo que define y distingue a tu producto o servicio del resto

 

Por otra parte, tienes que reconocer las áreas y responsabilidades que, aunque no sean parte de tu competencia, son esenciales para el éxito de la empresa, como por ejemplo: las ventas y la contratación.

Resumiendo, sacar provecho al outsourcing es una posibilidad que debes tener presente para conseguir que tu empresa se vuelva más eficiente y productiva. Si te ocupas de revisar con anterioridad las debilidades y fortalezas del equipo, lograrás que externalizar sea el mejor camino para el futuro de tu compañía

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *